sábado, 16 de octubre de 2010

Los duendes también descansan

Hace unos días recibí varias fotos para investigar de Gloria Cristina de Haro. Algunas de ellas tomadas en la localidad Tunuyán. Provincia de Mendoza, Argentina. En una zona cercana al monumento llamado Manzano Histórico, lugar que se dice está custodiado por duendes. En una de estas fotos, en forma casi imperceptible y junto a una gran piedra cercana a un arroyo, tristemente pintada por gente sin conciencia, estaba descansando un pequeño duende.

El lugar

Para mayor tamaño click en la imagen


Detalle


Para mayor tamaño click en la imagen



Duende descansando

Para mayor tamaño click en la imagen

13 comentarios:

  1. Qué bueno, Hernán! Cómo supuso Gloria que había algo allí en esa foto? Increíble...
    Besos a los dos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Hola mi amiga. Muchas veces vemos sin ver y sabemos sin saber...por pura conexión interna.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Miro, leo y no puedo creer! Mi foto es parte de la magia de este blog! Estoy fascinada, encantada y muy agradecida.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un verdadero placer tenerte por aquí Gloria y muy agradecido por permitirme trabajar sobre tus fotos
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que descansan. Si los vierais como se las gastan bailando, deberían caer exhaustos.

    Ainque el de la foto tal vez medite preocupado sobre el feo destino de la roca en que se sienta, o sobre lo que le espera al lugar en donde vive.

    Un abrazo,

    Dr. G.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el comentario Dr G.
    Sea lo que sea lo que haga o piense, lo importante es que allí está y que hemos podido verlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. WWW.LEYCOSMICA.ORG

    BUSCAMOS MIEMBROS PARA EL PROYECTO ARTEMIS con las siguientes características:

    - Personas despiertas o en proceso de despertar.
    - Sinceras consigo mismas y con capacidad de comprender
    - Gente que crea en el amor

    Más información en www.leycosmica.org

    ResponderEliminar
  8. Ellos están entre nosotros, como las hadas, los elfos, los gnomos y tantos más...
    Un mundo invisible entre nuestro mundo. Un realidad total

    ResponderEliminar
  9. Estimado amigo: quisiera preguntarte un par de cuestiones. ¿Qué sistema utilizas para trazar el contorno de un duende/elfo? ¿En qué se basa? ¿Y cómo se dan sus apariciones? ¿Simplemente forman su silueta en un espacio cualquiera? Todos, si buscamos rostros y formas en la naturaleza, podemos encontrarlas abundantemente. Deseo conocer el rigor de estas investigaciones, libre como estoy de cualquier prejuicio.
    Muchas gracias, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. Estimado.
    Muchas gracias por escribir.

    Lamentablemente no podré satisfacer gran parte de sus inquietudes, ya que mi trabajo de investigación está basado en una técnica, que en realidad es muy simple, desarrollada a lo largo de muchos años que por el momento no deseo compartir. Tal vez más adelante…

    Muchas veces muestro lo originales como una forma de autenticar el trabajo, sobre los que luego el proceso de restauración de imagen mejora lo que se ve a simple vista y proporciona detalles que ninguna pareidolia por propia definición puede tener.

    Los seres feéricos y otros interdimensionales allí están y ocupan su propio lugar en la configuración de nuestras 3 d.

    Acerca de que todos vemos rostros en la naturaleza, estoy totalmente de acuerdo. El problema no es que existan sino que interpretación, muchas veces arbitraria se hace acerca de esto.

    Como ya he hablado de este tema en otra parte del blog lo invito a que lea una respuesta dada en otro lugar en dos post consecutivos, que tratan de aclarar la cuestión o al menos fijar mi posición al respecto.

    http://entreelpueblomagico.blogspot.com/2009/06/encuentros-con-entidades-notables_16.html#comments

    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  11. Soy de Mendoza, capital. Estuve en El Manzano. Y lo que hacía era participar de un campamento religioso, para entra al seminario diocesano, en 1980. Finalmente, desistí en ingresar a la carrera sacerdotal. No era mi vocación. No vi duendes, pero sí sé, que cuando uno ama de verdad la vida, y cree, puede ver de todo. Lo bueno y lo malo. Es importante creer en Dios, sin entrar en el fanatismo fundamentalista. Eso me pasa, al menos, hoy. Creer, a veces, es crear. Si uno cree, ve, lo que cree. Un saludo desde Mendoza, de Oscar.

    ResponderEliminar
  12. Hola Oscar. Gracias por compartirnos tu experiencia y pensamiento.
    Si bien estoy de acuerdo con el concepto de Creer es crear , creo que su definición presenta alguna ambigüedad que puede generar confusiones.
    Lo que no me gusta de ese concepto es el antropocentrismo que sugiere. Y si acaso somos seres esencialmente creadores creo que esta creación tiene que ver más con el descubrimiento y la conexión que con la generación.
    El creer lo veo relacionado con el descubrir, más no con el producir.
    Estos mundos existen con total independencia de nuestro pensamiento y voluntad, el creer es la llave mágica que nos facilita el acceso a ellos. Por eso prefiero algún cambio en la definición: Creer es incorporar. Incorporar lo que nos rodea y no vemos. Incorporar otras realidades a nuestra realidad. Otras verdades a nuestra verdad. En fin que creer es expandir nuestra conciencia.
    Nadamos en un óceano de maravillas pero lo hacemos casi a ciegas. Pienso que creer es comenzar a generar luz para finalmente poder experimentar y ver
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar